Había una vez, hace muchos años, en la era medieval, una princesa llamada Gwendoline que está lista para convertirse en reina. Sin embargo, el Duque malvado de Amaraxos lo impide mediante un hechizo que la convierte en miniatura y haciendo que él ocupe el trono.